disfagia

¿Sabes qué es la disfagia?

La disfagia es un síntoma asociado a otras enfermedades por el cual aparecen dificultades a la hora de tragar. A pesar de lo que pueda parecer, no se trata de una enfermedad por sí sola, ya que siempre aparece asociada a otros trastornos y suele tener un origen neurológico.

Para entender un poco en qué consiste la disfagia es importante saber cómo comemos:

El proceso por el cual la comida pasa desde la boca al estómago se denomina “deglución”.

La deglución consta de varias fases:

  1. Fase oral: se mastica y se envía el bolo a la faringe.
  2. Fase faríngea: se cierran esfínteres para evitar que el bolo pase a las vías respiratorias y este baja por la faringe hasta llegar al esófago.
  3. Fase esofágica: el bolo pasa por el esófago hasta el estómago.

Puede darse como una dificultad para transformar los alimentos en bolo alimenticio, para mover el alimento hasta el fondo de la boca, para hacer avanzar el bolo hasta el estómago e incluso que se quede retenido en la garganta o pase a las vías respiratorias.

Algunas de las enfermedades que pueden causar disfagia son el ictus, el cáncer de cabeza y cuello, la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson, la esclerosis múltiple o lesiones cerebrales.

Otra de las enfermedades causantes de disfagia es el coronavirus. Más de la mitad de los pacientes intubados durante mucho tiempo acaban presentándola, ya que se puede producir una disfunción en el aparato deglutorio. También la sedación contribuye a la disfagia, ya que cuando un paciente está mucho tiempo sin comer, la musculatura encargada de la deglución pierde tono.

Si este síntoma no se trata, puede llevar a malnutrición y deshidratación e incluso aparece riesgo de neumonía aspirativa (debido al paso de alimentos a las vías respiratorias).

Tratamiento:

El tratamiento de este síntoma estará pautado y controlado por un equipo de profesionales que puede incluir médico, dietista nutricionista y logopeda, y se llevará a cabo en función de la gravedad de la misma. Algunas de las estrategias a llevar a cabo son:

  • Modificar la textura y la consistencia de los alimentos.
  • Adaptar la dieta.
  • Adaptar los utensilios con los que se come.
  • Realizar ejercicios de la musculatura implicada en la deglución.
  • Mejorar la postura durante la deglución.

Ante cualquier sospecha de la aparición de disfagia es importante contactar con un profesional de la salud adecuado. Esto nos permitirá llevar a cabo las medidas necesarias para mantener una correcta deglución y evitar consecuencias más graves.

En el Centro de Especialidades Isabel García contarás con los servicios de nutrición y logopedia, gracias a nuestro equipo de logopedas y a Iria Allegue, nutricionista. Contacta con nuestro Centro y lo evaluaremos para poder llevar a cabo las medidas necesarias para mantener una correcta deglución y evitar consecuencias más graves.