resiliencia

La resiliencia

Hoy nuestra pedagoga, Lara Caamaño, nos habla sobre la resiliencia.

La palabra “resiliencia” designa la capacidad del acero para recuperar su forma inicial a pesar de los golpes que pueda recibir y a pesar de los esfuerzos que se puedan hacer para deformarlo.

Entendemos, por tanto, la resiliencia en la vida de las personas como el proceso de adaptarse bien a la adversidad, a una tragedia, trauma, amenaza, o fuentes de tensión significativas, como problemas familiares o de relaciones personales, problemas serios de salud o situaciones estresantes del trabajo o financieras. Significa «rebotar» de una experiencia difícil, como si uno fuera una bola o un resorte.

Pero ser resiliente no quiere decir que la persona no experimente dificultades o angustias, si no que sabe sobreponerse a ellas.

Son varios los factores que contribuyen a desarrollar la resiliencia, pero sin duda uno de los más importantes son las relaciones de cariño y apoyo dentro y fuera de la familia. Relaciones que emanan amor y confianza, que proveen modelos a seguir, y que ofrecen estímulos y seguridad, contribuyen a afirmar la resiliencia de la persona.

Pero, ¿cuáles son las cualidades o atributos con los que cuenta una persona resiliente?

  • Autoconocimiento y autoestima
  • Empatía
  • Autonomía
  • Afrontamiento positivo de la adversidad
  • Conciencia de presente y optimismo
  • Flexibilidad + Perseverancia
  • Sociabilidad
  • Tolerancia a la frustración y a la incertidumbre

Por todo esto podemos ver que la resiliencia no se logra nunca del todo, pues constantemente la persona está tratando de afrontar desafíos y dificultades, tratando de interpretarlos y de superarlos.

Si necesitas ayuda de nuestra pedagoga, cubre este formulario o llámanos.